COVID-19 podría dañar la totalidad del pulmón en solo 4 días

En medio de una segunda ola de coronavirus debido al incremento de casos y pacientes en UCI, el doctor Álvaro Bejarano, neumólogo que trabaja en el área COVID del hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud, advirtió que el virus podría dañar la totalidad del pulmón en solo cuatro días.

“Durante la segunda ola, se ha observado en los exámenes radiológicos, pulmones que en solo 4 días fueron tomados rápidamente por el virus, afectados casi en su totalidad”, señala el comunicado.

El doctor Álvaro Bejarano mencionó que el efecto del coronavirus en los pulmones –en una primera fase– que es el periodo de incubación, presenta síntomas que pueden ser casi imperceptibles. Sin embargo el proceso inflamatorio que es resultado del mecanismo de defensa de nuestro organismo continúa en aumento progresivo, explicó.

El neumólogo indicó que cuando el virus llega al pulmón, las células inflamatorias destruyen parte de sus tejidos. Por ello, cuando se realizan exámenes al paciente, las imágenes radiológicas muestran como telas semitransparentes van cubriendo este órgano vital parcialmente.

En la segunda fase, que comprende del tercer al quinto día, se evidencia la complicación de los síntomas: tos persistente, falta de aire, agotamiento, pérdida de los sentidos del gusto y el olfato, fiebre y dolores musculares.

La progresión tomográfica de los pulmones, muestra mayor densidad en las lesiones inflamatorias. Cabe destacar que el avance del virus y la afectación pulmonar o colapso de estos órganos, dependerá de la edad del paciente, sus enfermedades pre existentes, y la capacidad de su sistema inmunológico.

Del quinto al séptimo día, el proceso inflamatorio ha destruido las células del alveolo pulmonar. Unas bolsas diminutas ubicadas en el extremo de los bronquiolos, dentro del pulmón, en donde se produce el intercambio de oxígeno y el dióxido de carbono, en el acto mismo de la respiración. Su membrana permeable y delgada se hace más gruesa y pierde su función de oxigenación.

Es entonces que en la segunda semana, se incrementa el riesgo de hospitalización e intubación del paciente. Entonces, el proceso inflamatorio ya se aprecia como un vidrio opaco. Y como detalló el doctor Bejarano hay casos en que solo cuatro días el virus provocó un daño al pulmón.

No obstante, el representante del hospital del Essalud precisó que la capacidad de recuperación del órgano es muy variable, pues hay pacientes que han podido superar el colapso de casi el 100 por ciento de sus pulmones, como quienes en un 50 por ciento no lo lograron. También influye la carga viral al contagiarse en espacios abiertos o cerrados y la mutación o variante del virus.

“El avance del virus a través del sistema respiratorio del paciente genera diferentes síntomas que deben ser identificados rápidamente por los especialistas en neumología”, añade el pronunciamiento.

Por ello, los especialistas de EsSalud insisten en el lavado de manos, distanciamiento social, uso adecuado de mascarillas y equipos de protección personal.

fuente: Correo.